miércoles, 18 de octubre de 2017

De los dinosaurios a los visigodos en tierras de Lara

Anuncio del programa de El Arcón que se emitirá, por partida doble, este fin de semana en Radio Televisión de Castilla y León: “De los dinosaurios a los visigodos en tierras de Lara” en Burgos.

video

El programa de esta semana de El Arcón (sábado a las 21:30h y domingo a las 19:30h en RTCYL) entramos en uno de los lugares más fascinantes de la geografía monumental de Castilla y León: la ermita visigótica de Quintanilla de las Viñas en la provincia de Burgos. Catorce siglos después, sigue en el mismo emplazamiento, aislada en un verde valle del alfoz de Lara. Su arco de herradura y los detalles de los frisos forman parte de la iconografía más valorada del arte español. La arqueóloga Marta Negro nos descifrará la clave de esta huella visigoda en Burgos. Sin salir de Quintanilla de las Viñas, charlaremos con Víctor y Beatriz en La Cantinilla, y saludaremos a Baudilio Fernández, el delegado territorial de la Junta en Burgos.

En la Tierra de Lara entraremos en Salas de los Infantes. Hablaremos con Fidel Torcida, director del Museo de Dinosaurios, que nos contará por qué estos animales dejaron su huella en este territorio hace millones de años. Pero no abandonaremos este lugar sin conocer la bellísima historia de los Siete Infantes de Lara, que forma parte de la literatura universal. Raúl Fernández, un historiador salense, abrirá el arca de la historia que acompaña a la leyenda de los Siete Infantes de Lara. También nos sentaremos en la mesa del Azúa con las hermanas Araceli y Josefina, en un restaurante con más de medio siglo de trayectoria.

Javier Pérez Andrés

rtvcyl.es

Los dinosaurios contribuyeron a fertilizar el planeta

Elementos necesarios para las plantas, como el fósforo, eran más abundantes y estaban mejor distribuidos durante la era de los dinosaurios que en el Carbonífero.   

Es la conclusión de un estudio realizado por Christopher Doughty, de la Universidad del Norte de Arizona, que ha estado estudiando animales grandes durante más de 10 años, y específicamente cómo estos animales han aumentado la fertilidad del planeta.

NORTH ARIZONA UNIVERSITY
"La teoría sugiere que los animales grandes son desproporcionadamente importantes para la propagación de la fertilidad en todo el planeta", dijo Doughty. "Qué mejor manera de probar esto que comparar la fertilidad en el mundo durante el período Cretáceo -donde los saurópodos, los herbívoros más grandes que han existido, vagaron libremente- al período del Carbonífero, un tiempo en la historia de la Tierra antes de que evolucionaron los herbívoros de cuatro patas".

Según Doughty, los grandes animales son importantes no por la cantidad de estiércol que producen, sino por su capacidad para mover largas distancias entre paisajes, mezclando de manera efectiva los nutrientes. Al aumentar la abundancia y la distribución de elementos como el fósforo, las plantas crecen más rápido, lo que significa que los grandes herbívoros son responsables de producir sus propios alimentos y de contribuir a sus exuberantes hábitats.

Pero a medida que las grandes poblaciones de animales sufren más riesgo de de extinción, el medio ambiente también está en riesgo. En pocas palabras, menos animales grandes pueden significar menos crecimiento de plantas.

"Esto es importante por dos razones", dijo Doughty. "Primero, estamos perdiendo rápidamente nuestros animales grandes restantes, como los elefantes del bosque, y esta pérdida perjudicará de manera crítica el funcionamiento futuro de estos ecosistemas al reducir su fertilidad. En segundo lugar, combinando la idea de que los animales grandes son desproporcionadamente importantes para la propagación de nutrientes con la regla natural de que el tamaño del animal aumenta con el tiempo, significa que el planeta puede tener un mecanismo parecido a Gaia para aumentar la fertilidad con el tiempo.

europapress.es

Un enorme dinosaurio en honor a Clint Eastwood

El dinosaurio más alto de Europa hallado hasta la fecha se encontró en Burgos en 2004 y tiene el curioso nombre de Europatitan eastwoodi. ¿Sabes por qué?

Imagen propiedad del Colectivo Arqueológico Paleontológico SAlense (C.A.S.) 
Autor: Davide Bonadonna
Sus restos fueron descubiertos en 2004, pero debido a la complejidad que afrontaron los investigadores para preparar los fósiles y disponerlos para su estudio, hasta ahora no se ha publicado su descripción completa. Se trata de una especie de dinosaurio cuyos restos fueron hallados en la burgalesa sierra de la Demanda, donde el paleontólogo Fidel Torcida, del Colectivo Arqueológico- Paleontológico de Salas de los Infantes, y unos colaboradores dieron con el fe­nomenal hallazgo: nada menos que el dinosaurio más alto de Europa descubierto hasta la fecha.

"Pesaba 35 toneladas, medía 27 me­tros de largo y su cuello erguido debió de alcanzar los 17 metros de altura", dice Torcida, coautor de la descripción junto con José Ignacio Canudo, de la Universidad de Zaragoza.

Da la coincidencia de que el lugar donde se hallaron los huesos de este saurópodo que vivió en tierras burgalesas hace unos 125 mi­­llones de años, al principio del cretácico, fue el marco geográfico del célebre western El bueno, el feo y el malo, dirigido por Sergio Leone en 1966. En él, el protagonista bueno era el inefable Clint East­wood, todo un "dinosaurio" cinematográfico en el que se han inspirado los paleontólogos a la hora de bautizar a este reptil ancestral que, en su honor, se llama Europatitan eastwoodi.

La especie tiene una combinación única de caracteres anatómicos nunca vista en otras especies de dinosaurios, explica Torcida. "Cabe resaltar que tenía unos huesos enormes con grandes huecos internos de estructura es­­ponjosa que servían para minimizar el peso del esqueleto, ya que, de no ser así, hubiera colapsado bajo su propio peso". Esa neumatización de los huesos complicó mucho la preparación de los restos, debido a su extrema fragilidad, así como el estudio de las enormes vértebras cervicales que se hallaron atrapadas en un bloque rocoso.

Coahuila el descubrimiento del primer dinosaurio en México

Hace miles de años los dinosaurios desaparecieron de la faz de la tierra, pero el descubrimiento de un fósil en el estado de Coahuila lo ha convertido en un maravilloso tesoro

Los dinosaurios fueron amos y señores de la Tierra durante 180 millones de años durante la época del Mesozoico.

Foto: Temática/Ilustrativa
En un primer momento habitaron en lo que se conoce como la gran Pangea, que es el nombre que se da a la unión de todos los continentes, cuya separación se estima comenzó a finales del Triásico y principios del Jurásico; de ahí que muchos dinosaurios solo se hayan encontrado en un determinado continente, mientras que hay otros que se han encontrado en diferentes lugares de la tierra.

El hecho de encontrar una misma especie en distintos sitios es debido, a que los grandes dinosaurios herbívoros fueron nómadas, yendo de un lugar a otro en búsqueda de plantas con las que alimentarse.

Pangea: Unión de los continentes
Además se cree que el clima era tropical en casi todos los lugares de la tierra, habiendo mucha humedad, una mayor cantidad de oxigeno. En definitiva, se podría decir que eran las condiciones optimas para una gran cantidad de vegetación y plantas, por lo que los dinosaurios herbívoros estaban sobrealimentados.

Aunque se podría decir que existe un lugar por excelencia donde vivieron la gran mayoría de los dinosaurios, que fue la Patagonia, lo que vendría a ser Argentina y alrededores.

En septiembre de 1910 a junio de 1912 el Dr. Erich Haarmann, geólogo de la Universidad Humboldt de Berlín, quien llevó a cabo una investigación sobre la geología del Estado de Coahuila.

Logró registrar el primer fosil en el pais,  el primer descubrimiento fue en el Municipio de Sierra Mojada, al norte de la Hacienda de Movano, en los estratos de La Soledad, donde encontró los primeros restos de "saurio", que así se les llama a los "lagartos."

Foto: Temática
Esos fósiles  fueron llevados a Alemania y ahí los estudiaron, hasta que en 1926 se hizo un reporte con el nombre de "dinosaurios". Anterior a esto, señala Héctor Rivera Silva, en México no se tenía ninguna señal de que en Coahuila hubiera dinosaurios.

Fue así que hasta los años sesenta dieron inicio en Coahuila trabajos de paleontología en el Museo de los Ángeles, California, y ya en los setenta se empezó a trabajar en las primeras especies o género que se empiezan a descubrir como la Bocania y el Lambeosaurius Laticaudius (estudiado por Lawrence Lambe), en Baja California.

En los años ochenta y noventa se hacen descubrimientos en Coahuila, y ya no es hasta el 2000 cuando realmente inicia un boom de la investigación. En más de diez años no es que no hayan habido hallazgos, sino que se trabajaba en estudios de bajo relieve.

" Sofy" el primer dinosaurio

Héctor Rivera Silva es paleontólogo del Museo del Desierto que ha realizado también importantes hallazgos, como es el de ladinosaurio llamado "Sofy" cuyo cuello, lomo y patas fueron encontradas en Ocampo, Coahuila, siendo el primer dinosaurio en su tipo tanto para Coahuila como para México, por el propio Héctor Rivera Silva y un equipo del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI.

A
Foto: Temática
demás dio a conocer su investigación mediante un articulo publicó en 1913 para dar a conocer sus resultados,donde menciona que los restos de vertebrados —un fragmento derecho de la gola, dos vértebras de la cola, una larga sección del fémur y dos fragmentos no determinados— fueron identificados por Henry Schroeder como pertenecientes a un “saurio”.

Por lo tanto estos fósiles fueron descritos por Werner von Janensch en 1926 como un ceratópsido o dinosaurio con cuernos. Igualmente se tiene un reporte que data de 1969, donde se menciona el descubrimiento, cerca de Palaú, Coahuila, de un esqueleto de ceratópsido entero en muy mal estado de preservación.

viernes, 13 de octubre de 2017

Boletín Informativo nº 68, primavera-verano 2017

Ya tenemos disponible el último Boletín informativo número 68 de la Fundación para el Estudio de los Dinosaurios en Castilla y León. Podéis echar un vistazo aquí al sexagésimo octavo boletín de nuestra Fundación Dinosaurios CyL.






































VI Marcha de montaña Demandasaurus

La marcha de montaña Demandasaurus lleva el nombre de uno de los dinosaurios emblemáticos del Museo de Dinosaurios, el Demandasarus darwini.



El Ayuntamiento de Salas de los Infantes (Burgos) junto al Instituto Provincial para el Deporte y la Juventud de la Diputación de Burgos organizan la VI Marcha de montaña Demandasaurus´17 que se celebrará el domingo 15 de Octubre de 2017, a partir de las 10:00 Horas dentro del VI Circuito Provincial de Marchas de Montaña del IDJ.



La VI Marcha de Montaña Demandasaurus busca dar a conocer a través del deporte nuestra Ciudad; la gran belleza, tanto paisajística como cultural que atesora nuestra comarca, y como no, la ingente riqueza paleontológica plasmada en nuestro Museo de Dinosaurios.

El dinosaurio (Demandasaurus darwini) que da nombre a esta carrera es una especie única en el mundo, que se conserva en el Museo de Dinosaurios Salense. Era un Saurópodo, un gran animal herbívoro de cuello y cola largos, y que andaba a cuatro patas. Lo más interesante de él es que procedía de África, desde donde sus antepasados directos emigraron a Europa hace 130 millones de años.



marchademandasaurus.com

Los meteoritos más asombrosos que han impactado contra la Tierra

Los impactos de meteoritos contra la Tierra, sobre todo desde que se popularizó la teoría de que uno de ellos fue lo que acabó con los dinosaurios (el meteorito que mató a los dinosaurios fue 20 veces más rápido que una bala, y su energía, 1.000 millones de veces la de las bombas de Hiroshima y Nagasaki), se unieron a nuestros temores tradicionales y han sido una fuente de inspiración para los relatos apocalípticos en la literatura y en el cine.

Y estos relatos no son ningún disparate pues, si ya han caído un buen número de meteoritos de una envergadura peligrosa y han causado estragos, no es ilógico preguntarse cuándo volverá a ocurrir. Aunque los millones de años que separan a los más grandes conocidos también deberían hacernos pensar en si seguiremos aquí para tratar de librarnos del próximo.

No te pierdas este vídeo realizado por National Geographic para entender más estos pedruscos que iluminan nuestro cielo.


Meteorito Hoba

Este es el meteorito más grande que se ha encontrado de una pieza, y el mayor trozo de hierro de origen natural que se haya descubierto sobre la faz de la Tierra. El Hoba pesa 60 toneladas y mide unos tres metros de ancho por tres metros de largo, con una profundidad de tres pies. Se estima que el Hoba cayó en la atmósfera de la Tierra hace 80.000 años, pero no fue descubierto hasta que un granjero se encontró con él en 1920. A pesar de su tamaño, el meteorito no dejó ningún cráter de impacto, cuestión que los científicos todavía están tratando de explicar. Muchos creen que la combinación de su forma y la atmósfera de la Tierra disminuyeron significativamente su velocidad antes del impacto.

Meteorito El Chaco

El meteorito El Chaco es uno de los muchos fragmentos que conforman el Campo del Cielo, una acumulación de meteoritos de hierro. Aunque pese más de 37 toneladas, no es sólo el mayor fragmento de este grupo, pero es el segundo meteorito de una sola pieza en el ranking mundial. Se estima que el meteorito aterrizó en el noreste de Argentina como parte de una lluvia de meteoritos en algún momento entre 4.000 y 5.000 años atrás.

Meteorito Willamette

Con un peso de 15,5 toneladas, el meteorito Willamette es el más grande que se ha encontrado en los Estados Unidos. También es el sexto más grande en el mundo. Aunque fue descubierto en Oregon en 1902 por un minero llamado Ellis Hughes, se cree que el meteorito se estrelló contra la Tierra hace un millón de años, como resultado de un núcleo de hierro-níquel de un planeta o luna roto en una colisión estelar. Es venerado por una tribu indígena norteamericana conocida como el Chinook Clackamas, que vivieron en Willamette Valley antes de la colonización europea.

Meteorito La Carpa

Ahnighito pesa 31 toneladas y es el meteorito más grande jamás movido por el hombre. El Ahnighito es un fragmento del enorme meteorito del Cabo York, que se cree que golpeó la Tierra hace más de 10.000 años en un área que ahora es el noroeste de Groenlandia. A pesar de que una vez perteneció a la tribu indígena inuit, el pedazo de hierro fue codiciado por muchas personas diferentes. No fue hasta 1897 cuando el explorador Sir John Ross arriesgó todo para llevarlo a Nueva York. Deslizándolo a base de fuerza manual hasta su barco, esta fue una de las últimas batallas que ganó el hombre a la naturaleza.

Meteorito Bacubirito

El meteorito Bacubirito pesa 24 toneladas, siendo mucho más pequeño que los descritos anteriormente, aunque tiene una longitud de 14 metros de ancho, siendo uno de los más largos que se han encontrado. El meteorito fue descubierto en 1863 por el geólogo Gilbert Ellis Bailey y está considerado como uno de los atractivos turísticos más famosos de México. Se encuentra expuesto en el Centro de Ciencias de la construcción en Culiacán, al noroeste de México.

Meteorito de Tunguska

El suceso que tuvo lugar en la rusa Tunguska en junio de 1908 no fue la caída de ningún meteorito, sino la explosión aérea de un fragmento del cometa Encke, que se volatilizó antes de tocar tierra porque estaba formado por hielo, por lo que ni siquiera dejó cráter alguno. Y si este bólido, que ocasionó un estallido de unos treinta megatones, derribó árboles en un área de más de 2.000 kilómetros cuadrados y a personas a 400 de distancia.

El bólido de Cheliábinsk

La mañana del 15 de febrero de 2013, un meteoroide sobrevoló varias provincias y la ciudad de Cheliábinsk en el momento de entrar en la atmósfera terrestre, hasta impactar a 80 km de dicha localidad. Alcanzaron el suelo entre 4.000 y 6.000 kg de meteoritos, incluido un fragmento de unos 650 kg que fue recuperado posteriormente en el lago Chebarkul. El meteorito liberó una energía de 500 kilotones, treinta veces superior a la bomba nuclear de Hiroshima, y explotó aproximadamente a 20.000 metros de altura. Los daños por el evento dejaron 1491 heridos, en un hecho que no tenía un precedente similar.

alphr.es